Ya se venía anunciando desde hacía tiempo. Uno de los clanes más mediáticos de nuestro país no está pasando por su mejor momento. Las polémicas que rodean a las Campos, relativas a sus problemas económicos y familiares, han hecho mella en ellas y sus vidas se han convertido en un auténtico infierno mediático. Ahora, María Teresa ha puesto cartas en el asunto y ha tomado una drástica decisión que ha hundido a sus propias hijas, Terelu y Carmen Borrego. ¿Quieres saber de qué se trata? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

La venganza de María Teresa

> Son varias las voces que señalan a Carmen y Terelu como las culpables de iniciar esta campaña de desprestigio que sacude a las Campos desde hace meses. Ninguna de las hermanas tiene reparos a la hora de airear los trapos sucios de su familia en un plató de televisión, y aunque la mayoría de las veces solo intentan quitarle hierro al asunto, lo cierto es que con cada una de sus intervenciones no hacen más que echar más leña al fuego. “Para eso es para lo que te has quedado”, reprochaba Kiko Hernández a la hija mayor de María Teresa. La propia periodista ha manifestado públicamente su deseo de que las colaboradoras mantengan la boca cerrada en cuanto a los asuntos que rodean a su vida privada, pero al parecer le cuesta hacer callar a sus herederas.

Según publicó 20 Minutos, María Teresa habría instado a sus hijas a dedicarse a otros asuntos que no dejaran en tan mal lugar el apellido Campos. Harta de que no tengan en cuenta su opinión, la periodista ha decidido tomar las riendas de la situación y ha dado a sus hijas donde más les duele. Si no son capaces de guardar silencio por su cuenta, ya se ha encargado ella de acallarlas al denunciar a su revista de cabecera. La presentadora ha querido así cortar por lo sano, en pro de acabar con la tormenta mediática que últimamente la sacude. Su obsesión es volver a ser un referente de la información y olvidar para siempre su breve pero intensa época de personaje televisivo.

Siguiente: Mª Teresa, sin ofertas de trabajo