Rocío Flores

La joven no está pasando por su mejor momento en Supervivientes 2020. Sus inseguridades le han pasado factura y se ha derrumbado en varias ocasiones. Desde Madrid, Antonio David Flores ha explicado cuáles son los complejos de su hija y por qué sufre tanto por ellos. ¿Quieres saber qué pasa por la cabeza de Rocío Flores cuando se mira al espejo? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

Un mar de lágrimas

> El pasado jueves 9 de abril se abrió la caja de los truenos en Supervivientes 2020. En medio de una tremenda discusión, Yiya comparó a Rocío Flores con una “morsa” porque, según ella porque los sonidos que emitía la joven le recordaban a este animal. La nieta de la más grande no se lo tomó así y abandonó la Palapa pensando que la extremeña se había burlado de su físico. “Estoy harta de las faltas de respeto, me voy”, sentenció antes de marcharse, en pleno directo, llorando a lágrima viva.

Rocío Flores sufrió, incluso, un ataque de ansiedad por las palabras que Yiya le dedicó. Por lo visto, no es la primera vez que la compara con una “morsa” y hasta la organización se ha visto obligada a exigirle que no utilice esta palabra. Lo cierto es que resulta tremendamente dañina para la joven, que en los últimos años ha tenido que enfrentarse a unos grandes complejos físicos que han hecho mella en lo más profundo de su mente. ¿Quieres conocer más detalles? Sigue leyendo, te lo contamos todo en la página siguiente.

Siguiente: Los complejos destrozan a Rocío Flores