Poco a poco se van descubriendo más detalles sobre el detonante que provocó la separación definitiva entre Rocío Carrasco y sus hijos, Rocío y David Flores. Conocemos que la primera se marchó a vivir con su padre, Antonio David Flores, tras una fuerte discusión con su madre, pero los motivos que llevaron a su hermano a hacer lo propio seguían siendo un misterio. Hasta ahora. En Cotilleo.es te desvelamos qué pasó para que la primogénita de la más grande también perdiera al pequeño de su familia.

Una boda marcada por las ausencias

> Rocío Carraco pasó por segunda vez por el altar en septiembre de 2016. En aquella ocasión, se dio el ‘sí, quiero’ con Fidel Albiac, el empresario con el que actualmente comparte su vida. “Queremos celebrar lo felices que somos con la gente que queremos. Nos apetece compartir ese momento”, sentenciaba entonces la heredera de la más grande. Sin embargo, los nombres de sus hijos no figuraban en la lista de invitados. Rocío y David Flores estuvieron en boca de todos al convertirse en los grandes ausentes de la boda de su madre. “Es evidente que para ella sus hijos están en un segundo plano, no existen”, espetó Antonio David, expareja de Rociíto y padre de los niños entonces.

Por aquel entonces, había pasado muy poco tiempo desde que se produjo el gran encontronazo entre Carrasco y su hija mayor. Su distanciamiento ya era un hecho conocido por todos y, en realidad, nadie esperaba que la joven acudiera a la boda. Sí que resultó sorprendente, en cambio, que tampoco asistiera su hermano pequeño, David. ¿Qué había pasado entre Rocío y su retoño? Hasta hoy, las claves de este distanciamiento seguían siendo un misterio, pero desde que Antonio David participa en Gran Hermano VIP se han ido descubriendo más detalles acerca de esta polémica familiar. ¿Quieres descubrir qué sucedió? Te lo contamos a continuación.

Siguiente: El distanciamiento entre Rocío y su hijo