La reina Letizia ha vuelto a recobrar el mando que perdió tras el rifirrafe con doña Sofía en Palma. Su entrega a la causa ha hecho que don Felipe le haya dado el espacio que perdió por culpa de su carácter y maneras. Lejos de aprender de los errores, doña Letizia ha vuelto por sus fueros y está ajustando cuentas con los que considera culpables del ostracismo que sufrió. La reina ha iniciado una purga que afecta a diversos miembros de la familia real. ¿De quién hablamos? Sigue leyendo.

Vuelve Letizia en su versión más soberbia

> Doña Letizia ha seguido a pie juntillas las consignas que le han dado en Zarzuela. Ha intentado mostrarse más cercana con la gente y también ha supeditado su posición en actos públicos a la de don Felipe, comportándose como reina consorte. Ha renunciado al protagonismo que antaño quiso tener. Todo esto ha desembocado en que pasado un tiempo prudencial, el rey vuelve a confiar en ella. El problema es que ha regresado la Letizia altiva y soberbia que marca distancias con quienes considera indignos dentro de la familia real.

Letizia sigue en sus trece y por más que se haya rehabilitado a Cristina a nivel familiar, ella no quiere trato. Eso hizo que los reyes no participaran en la tradicional cena de Nochebuena que organizan en Zarzuela don Juan Carlos y doña Sofía. Compartieron mesa y mantel en su casa con Paloma Rocasolano, Telma Ortiz y su hija Amanda. A continuación, La reina no cede.