La reina Letizia ha vuelto a recobrar el mando que perdió tras el rifirrafe con doña Sofía en Palma. Su entrega a la causa ha hecho que don Felipe le haya dado el espacio que perdió por culpa de su carácter y maneras. Lejos de aprender de los errores, doña Letizia ha vuelto por sus fueros y está ajustando cuentas con los que considera culpables del ostracismo que sufrió. La reina ha iniciado una purga que afecta a diversos miembros de la familia real. ¿De quién hablamos? Sigue leyendo.

Una reina con un carácter imposible

> No hay que engañarse, doña Letizia es mujer de ideas claras y no atiende a consejos ni aprende de experiencias. Es lo que se deduce al conocer los últimos movimientos que está llevando a cabo en palacio. Hay que retrotraerse al episodio ocurrido con doña Sofía en Palma, conocido como el rifirrafe entre reinas. Eso dio origen a cambios que afectaron a la reina. Por consenso, se decidió que debía mantener un perfil bajo.

Los cambios conllevaron que doña Letizia ocupara un discreto segundo plano. La imagen transmitida cuando boicoteó a doña Sofía fue la de una mujer mandona y metomentodo. La mayoría apoyó a la reina emérita y Letizia fue objeto de innumerables críticas. Lo más surrealista de la cuestión es la justificación que doña Letizia dio a su comportamiento. Aludió al hecho de que solo quería controlar que los fotógrafos captaran imágenes de Leonor y Sofía que no se englobaban dentro del posado oficial. A continuación, La venganza de Letizia.