Esta es la insospechada razón por la que Isabel Pantoja no quiere vender su piso sevillano

Las deudas siguen persiguiendo a Isabel Pantoja, que no ha tenido más remedio que vender su casa de La Moraleja y La Pera. Ahora le toca el turno al piso sevillano de 200 metros, valorado en alrededor de 600.000 euros, que compró sus primeros ahorros, que pasó sus últimos tiempos junto a Paquirri y hogar donde velaron al torero tras su muerte en Pozoblanco. Pilar Eyre señala esta semana en Lecturas la confidencia de un amigo de la tonadillera: “Vendérselo le costaría tanto como perder un riñón”. 

La periodista recuerda que conoció este apartamento en la juventud e Isabel: “Un piso que conocí cuando lo acababa de adquirir y que Isabel, entonces novia de Paquirri, me enseñó con toda la ilusión del mundo: “Mira, aquí el piano de cola y mis discos de oro, el mantón de Manila está bordado a mano… El material de esta mesa se llama metacrilato, y la porcelana es de Lladró… ¿Ves mi cuarto, que ahora es malva y blanco? Pues cuando me case, le quitaré los detalles malva…””. La entonces ilusionada cantante estaba muy feliz con su casa, muy abarrotada por su familia: “El piso era muy amplio, pero Maribel, su madre y sus tres hermanos, entonces solteros, hacían vida en el cuartito de la plancha. Allí tenían la televisión, donde me pasaron vídeos de las galas (“mucho más guapa que Carmen Ordóñez”, musitaba la madre sin que Isabel la oyera). Y allí comían, en la mesa camilla con brasero –ese día huevos fritos con papas que nos había preparado doña Ana–. “Me lo he comprado con lo que he ganado pateándome los escenarios desde los 14 años hasta los 25 que tengo ahora. Paco no sabía nada”, me contaba Isabel, “cuando terminé de decorarlo le dije: ‘Gordo, te voy a invitar a merendar a casa de unos amigos’. ¡Cuando le aclaré que aquí viviríamos de casados casi se muere del susto!””.

Al torero le gustaban más las fincas llenas de caballos y toros, mientras su entonces mujer soñaba despierta: “Maribel me acompañó al aeropuerto en su Porsche, y mientras seguía desgranando sus sueños ingenuos de niña grande: “En esa iglesia nos casaremos…Por aquí pasaremos con una berlina blanca adornada con clavelinas y tirada por cuatro caballos blancos…”. Y de pronto soltaba el volante para suspirar (el fotógrafo y yo acojonados): “¡Qué ganas tengo de casarme! ¡Y de tener hijos!”. Encendía un cigarrillo (más acojone), y se explayaba: “Al primero, le pondremos Francisco José, y a la niña, Ana Isabel, y yo me retiraré para cuidarlos…”. Y doña Ana, que iba sentada detrás, suspiraba: “!Y qué pedazo de artista se va a perder el mundo!””. No nos la perdimos tras su regreso con el lacrimógeno ‘Marinero de luces’, pero el carácter de Isabel se ha ido agriando al compás de una vida que ha sido para ella como una montaña rusa. Una montaña rusa de la que quiere huir mentalmente gracias a su trabajo, que retomará este verano con varios conciertos a la espera de protagonizar el tour teatral que prepara para ella José Luis Moreno.

No Comments Yet

Leave a Reply



Celebrities, TV, realities, casas reales… Te lo contamos TODO!!!!

SÍGUENOS
¡Síguenos en Facebook!