Estos días todos los niños del país están volviendo, poco a poco, al colegio. Hoy le ha tocado a la Princesa Leonor que, acompañada de su padre, el Rey Felipe VI, ha regresado feliz e ilusionada a las aulas seis meses después.

El monarca y la Princesa de Asturias han llegado en un automóvil conducido por Don Felipe, mientras que la heredera ocupaba el sitio del copiloto. Ambos, muy compenetrados, han saludado con la mano y luciendo una sonrisa que se adivinaba a pesar de las mascarillas quirúrgicas que tanto el Rey como Leonor llevaban como prevención cotra el Covid.

Así, la hija mayor de los Reyes ha llegado puntual a su centro escolar, “Santa María de los Rosales” y ha cumplido, como si de una alumna más se tratase, con el protocolo de seguridad a causa del Coronavirus. Leonor ha aguardado su turno y le han tomado la temperatura antes de entrar al colegio, para comprobar que no tenía fiebre.

Con el uniforme del centro con el que tantas veces la hemos visto – con falda gris, polo blanco y jersey de pico azul marino – y su mochila negra colgada del hombro, la heredera empieza así un curso decisivo en su formación académica, 4º de la ESO, último año de la Educación Secundaria Obligatoria y tras el que tendrá que decidir si opta por estudiar Bachillerato de Ciencias, Tecnología, Artes, Humanidades o Ciencias Sociales.

Por el momento, le espera un curso escolar marcado por la crisis del Covid-19 que la Princesa Leonor ha comenzado con una inmensa sonrisa, mucha ilusión y, como no, sin fiebre.