Está siendo una de las ediciones de Supervivientes más exitosas de todos los tiempos. La presencia de Isabel Pantoja y las tramas en torno a ella han provocado una subida de audiencia incontestable. Pero el concurso ha vivido uno de los momentos clave: el abandono de Azúcar Moreno.

Fue Jordi González en El Debate el encargado de comunicarse con las Azúcar Moreno que, al unísono, confirmaban los peores presagios: abandonan el concurso hartas de estar sometidas a la presión a las que están sometidas. Hablan de “claustrofobia” y de “agobio”, de una “sensación inexplicable que me produce crisis de ansiedad”, insisten. Pero su abandono llevará aparejada una amonestación económica que las hermanas tendrán que pagar. Fue una colaboradora del programa la que en el programa conducido por González confirmó que Azúcar Moreno tendrá que hacer frente al pago de una importante cantidad.

Aunque cada contrato es diferente, fuentes consultadas por Cotilleo.es hablan de cantidades que, en cualquier caso, oscilarían entre los 10.000 y los 20.000 euros por participante. En este caso, ambas deberán pagar la cantidad por separado. Un varapalo económico que supone un problema a la ya de por sí débil situación monetaria de las hermanas.

Toñi Salazar, embargada

Tal y como publicó en exclusiva la revista Corazón, Toñi Salazar se embarcaba en este proyecto televisivo sabiendo que su sueldo sería embargado por una deuda contraída con la abogada Teresa Bueyes. En concreto, la publicación aseguraba que la letrada, que había defendido a la cantante y a su hijo en varios asuntos, tendría que abonarle 18.000 euros. Así las cosas, gran parte del caché de las primeras semanas pasaría a la cuenta corriente de la abogada.