En una noche cargada de tensión, reproches y mucha polémica, hubo un nombre propio que sonó a pesar de su ausencia. La cantante Malú, novia de Albert Rivera, fue una de las protagonistas involuntarias del debate electoral. 

Lo cuenta la periodista Pilar Vidal en su columna del periódico ABC. En un reportaje sobre los peinados escogidos por los candidatos para una de sus noches más importantes, la cronista asegura que todos pasaron por las manos del equipo de Luis&Tachi salvo Albert Rivera. De acuerdo con esta información, el líder de Ciudadanos se negó a someterse a las directrices del equipo desplazado hasta el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo porque, hasta allí, se desplazó Soledad Rebollar, la encargada de peinar y maquillar a su pareja Malú y a otras artistas de como Vanesa Martín o Pastora Soler.

Pero no solo por los pelos fue Malú una de las más recordadas. El discurso final de Albert Rivera haciendo un alegato por la recuperación de nuestro país, no dudó en hablar en plural de sus descendientes: “es el futuro que quiero para mis hijos”, dijo. Sus palabras, que no han pasado desapercibidas, podrían ser la confirmación del embarazo de la cantante, pues hasta la fecha el político solo tiene una hija de su anterior relación.

Santiago Abascal necesitó colirio

Pilar Vidal también asegura que otro de los candidatos, Santiago Abascal, tuvo que recurrir al colirio para aliviar la irritación de sus ojos. La periodista asegura que el líder de VOX llevaba la barba y el pelo recién cortados, por lo que solo se le puso una base de maquillaje y corrector de ojeras. Por su parte, Pablo Iglesias pidió a las peluqueras que su coleta tuviera un aspecto natural y que no se usara “nada de laca”.