Cuando nació, nadie vaticinaba que sería una de las nietas de los eméritos que más quebraderos de cabeza supondría para la familia real. Victoria Federica de Marichalar parecía una niña dulce e inocente, pero con el paso del tiempo se ha convertido en una joven con un carácter muy difícil de llevar. Sus polémicas y escándalos han puesto Zarzuela patas arriba en más de una ocasión. A sus diecinueve años, se ha ganado a pulso el título de oveja negra de los Borbones. Sigue leyendo si quieres saber por qué.

Victoria Federica, un desastre en los estudios

Victoria Federica

> No ha tenido el mejor ejemplo. Por todos es sabido que su hermano, Felipe Juan Froilán, tampoco era un hacha a la hora de ponerse a hincar codos. De tal palo, tal astilla, dicen, y Victoria Federica ha seguido su camino en lo que a los estudios se refiere. Ha sido alumna de los mejores y más caros centros de país. También estuvo internada en un colegió inglés para aprender el idioma que tantas puertas abre. Sin embargo, sus malas notas la obligaron a repetir curso en segundo de bachiller. Claro, entre fiestas y puestas de largo, a la chica no le queda mucho tiempo para aprenderse la lección.

Sin embargo, Victoria Federica ha conseguido superar el bachiller y se encuentra a las puertas de la Universidad. También llegados a este punto seguirá los pasos de Froilán. Como él, la joven cursará Administración y Dirección de Empresas en el exclusivo CIS College for International Studies, un centro de educación superior conocido por las excesivas facilidades que permite a sus alumnos. A cambio, los estudiantes (o sus papis) deben apoquinar la friolera de 20.000 euros al año para poder graduarse. Lejos de mostrarse agradecida por las oportunidades que se le han brindado, parece que Vic no se lleva del todo bien con su madre y las malas contestaciones están a la orden del día.

Siguiente: Victoria Federica, en pie de guerra con su madre