Serán 300 los invitados que acudan a su fiesta privada de cumpleaños.

Cuando nació, nadie vaticinaba que sería una de las nietas de los eméritos que más quebraderos de cabeza supondría para la familia real. Victoria Federica de Marichalar parecía una niña dulce e inocente, pero con el paso del tiempo se ha convertido en una joven con un carácter muy difícil de llevar. Sus polémicas y escándalos han puesto Zarzuela patas arriba en más de una ocasión. A sus diecinueve años, se ha ganado a pulso el título de oveja negra de los Borbones. Sigue leyendo si quieres saber por qué.

La ‘reina’ de la noche

victoria federica fumando

> Es la quinta en la línea de sucesión al trono y, como grande de España, se la debe tratar como ‘excelentísima señora’. Sin embargo, Victoria Federica se ha ganado a pulso otro título que no debe hacerla sentir tan orgullosa como los anteriores: sin duda, es la reina de la noche. No es la primera vez que nos llegan noticias de que la nieta de doña Sofía sabe disfrutar de una buena fiesta. Al parecer, una de sus discotecas favoritas es La Nuit, un garito del centro de la capital donde suele acabar “trifásica”, según algunos testigos que de seguro terminaron igual que ella.

Lo cierto es que es un comportamiento completamente normal en alguien de su edad. Tiene diecinueve años, recién cumplidos, por cierto, y las emociones están a flor de piel cuando todavía no se ha alcanzado la veintena. No es excusa, sin embargo, para su madre, doña Elena. Aunque Victoria Federica, o Vic como la llaman sus allegados, se divierta igual que una chica joven cualquiera, no es una conducta que su familia espera de alguien de su linaje. La infanta está, literalmente, “harta” de la actitud de su hija y de que tenga por costumbre llegar a casa a las siete de la mañana. Pero, al parecer, su afición por las fiestas es lo menos preocupante.

Siguiente: Victoria Federica, un desastre en los estudios