Rafi Camino y Natalia Álvarez protagonizan un nuevo enfrentamiento con motivo de su acuerdo de separación. El final de un cuento de hadas no suele ser nunca muy positivo. Llegan malos momentos, generalmente motivados por cuestiones económicas.

La pensión compensatoria que deberá recibir Natalia Álvarez para mantener a su hijo está siendo cuestionada en este proceso. Parece que el extorero no está dispuesto a ceder ni un euro más.

Un hijo es lo primero

Natalia Álvarez siempre ha luchado por mantener el bienestar de su hijo de 13 años. Rafael Camino Álvarez está empezando en el instituto una nueva etapa que lejos de ser estable se está convirtiendo en una pesadilla. El motivo, es ser cada vez más consciente de las peleas de sus progenitores.

Después de la separación se estableció una pensión para los gastos del pequeño de 850 euros al mes. Una cantidad respetable para una persona de la posición de Rafi Camino. Natalia, su exmujer, ha presentado las pruebas pertinentes para dejar claro que este acuerdo se está vulnerando de forma continuada.