Sorpresa causó el anuncio del compromiso matrimonial entre la infanta Elena y Jaime de Marichalar. La pareja consiguió pasar bastante desapercibida durante su noviazgo. El matrimonio pasó por diversas etapas. En la más mediática, les apodaron Los duques de Lujo. Después llegaría la enfermedad de Jaime y la separación. De estar en todos los saraos, Marichalar pasó al ostracismo por expreso deseo de la su ex mujer. ¿Qué ocurrió para llegar a ese punto? Te lo contamos todo a continuación.

Elena, una mujer difícil

> No fue fácil para la infanta Elena conseguir que don Juan Carlos y doña Sofía aceptaran a su novio. Los reyes tenían reticencias hacia Jaime de Marichalar. No veían claras sus intenciones. Les pareció extraño el empeño que puso en conquistar a su hija. La verdad es que se ganó a la infanta a pico y pala. Ella no mostró interés en él hasta pasado un tiempo. El hijo de los condes de Ripalda consiguió su propósito y los reyes dieron su bendición a la unión.

En un principio, la infanta se mostró muy unida a los Marichalar. Se desplazaba a Soria para pasar las fechas señaladas y era muy apreciada en la familia. Incluso llegó a estar presente durante la presentación a los medios de una de las aventuras deportivas de su cuñado, Álvaro. Poco a poco, el cordón se fue rompiendo. Elena no es una mujer fácil y perdió interés en lo referente a su familia política.

Siguiente: El malestar de los Marichalar con Elena