Los años han hecho que don Juan Carlos y doña Sofía tengan una relación más civilizada. Ha sido en el otoño de su vida que la pareja ha firmado un alto el fuego y se muestran en mejor sintonía. Sin embargo, hay cosas que doña Sofía ni olvida ni perdona. Esto hace referencia a una de las mayores humillaciones que la reina ha sufrido con testigos de por medio. La protagonista, una famosa actriz que gustaba de entretener a don Juan Carlos. Sigue leyendo para conocer uno de los capítulos más desgraciados de doña Sofía.

La sorprendente reacción de doña Sofía

> Para cuando don Juan Carlos daba sus explicaciones a la reina, Sara Montiel ya se había marchado de la finca por una puerta lateral sin ser vista. En su huida ayudaron tres acompañantes preparados para cualquier imprevisto que pudiera suceder. Ante esta situación, doña Sofía dio muestras de su famoso saber estar aún en las situaciones más difíciles. No dijo ni esta boca es mía, dejando descolocado a su marido y a sus amigos.

Y así cerró la embarazosa situación doña Sofía: “Girándose hacia su derecha hizo una seña a su dama de compañía que se encontraba detrás juntos a los dos escoltas que no la abandonaron en ningún instante y, eso sí, tras una fuerte imprecación en griego y una pequeña reverencia a la suprema autoridad de su esposo, con energía emprendió la marcha hasta la salida”. Sin duda, Sara Montiel fue una sombra muy alargada en el matrimonio de los reyes. De hecho, debido al calibre de la humillación, doña Sofía no puede olvidar ni perdonar.