Siempre se ha dicho que sus padres las educan en igualdad de condiciones, aunque los destinos que les aguardan son bien distintos. Por muchos esfuerzos que se hagan por reducir las diferencias entre las hermanas, la infanta Sofía está condenada a ser la segundona. Hoy cumple trece años, los cuales ha vivido a la sombra de su hermana mayor, la princesa Leonor. Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

El cumpleaños más triste de Sofía

> 29 de abril de 2007. La segunda hija de los entonces príncipes de Asturias, don Felipe y doña Letizia, nació en la madrileña clínica Rúber Internacional a las cinco menos diez de la tarde. El bebé, de cincuenta centímetros y poco más de tres kilogramos, recibió el nombre de su abuela paterna, la reina Sofía, y automáticamente ocupó el segundo lugar en la línea de sucesión al trono español, justo después de su hermana mayor, doña Leonor de Borbón. Trece años han pasado ya de aquel día tan especial para la familia real, pero la cosa no está para celebraciones.

Seguramente, no nos estemos equivocando al intuir que este puede ser el cumpleaños más triste de la infanta Sofía, confinada en Palacio desde el pasado mes de marzo a consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus. Nada de fiestas con amigos y, por lo visto, tampoco con la familia. La relaciones entre los Borbones están rotas y es probable que a la joven le espere poco más que una cena con sus padres y su hermana para celebrar que ha alcanzo los trece años. La benjamina de los reyes ha dejado de ser una niña y se adentra en la adolescencia.

Siguiente: La eterna segundona