La infanta Elena no está bien. Ver sufrir a su padre es demasiado para ella. Aunque en su juventud tuvieron bastantes diferencias, las cosas se arreglaron con el tiempo. Es la hija mayor de don Juan Carlos quien más sufre por él. La familia real se desangra tras señalarse al rey emérito como supuesto corrupto. Y por si lo anterior no fuera suficiente, Elena tiene que ver como su hija y su nuera se pelean a la vista de todos. No tienen ni el mínimo reparo en disimular. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

El dolor de la infanta Elena

> La infanta Elena y don Juan Carlos son uña y carne. Se refugian entre ellos cuando las cosas van mal dadas. Y eso que en su juventud, Elena dio más de un quebradero de cabeza a don Juan Carlos. Cuando discutían, la infanta optaba por marcharse y no dar explicaciones sobre su paradero a su padre. Este comportamiento hacía sufrir al rey y a la reina. Fueron tiempos muy difíciles los que se vivieron en Zarzuela.

Con el tiempo, la infanta fue domándose. Tomó conciencia de su posición y dijo adiós a las locuras. Aunque Jaime de Marichalar siempre fue visto con recelo por parte de don Juan Carlos y doña Sofía, le dieron sus bendiciones puesto que veían a su hija feliz. Pronto llegaría la boda y la pareja se instalaría en París junto a personal enviado desde Zarzuela para atenderles. No parece que fuera fácil complacerles dado que algunos miembros del personal desplazado a la capital del Sena optaron por marcharse. Intentaron retenerlos pero aseguraron que no podían más.

Siguiente: La hija y la nuera de Elena, a tortas en público