La Infanta Elena evita hablar de las polémicas que envuelven a su padre, el Rey Juan Carlos.

Las imágenes de la Infanta Elena saliendo de su domicilio en su coche donde se puede apreciar el rostro completamente serio.
Y es que no es para menos, ya que su padre en estos momentos se encuentra en el punto de mira y puede que al final termine todo saliendo a la luz. Algo que sin duda no gustaría ni lo más mínimo a los Reyes actuales, porque serían los que pagarían el coste de los trapos sucios que ha realizado el emérito en el pasado.