De negar que pertenece al clan de las Campos, Alejandra Rubio ha pasado a aprovecharse de la fama de su familia. Consciente de la inyección de liquidez que le aporta ser hija y nieta de, la joven está haciendo todo lo posible por convertirse en un peso pesado para los medios de comunicación y para las redes sociales. Así, ha pasado por alto la voluntad de alguien muy querido y le ha sacado a la palestra.

Su inesperado salto al mundo mediático

Alejandra Rubio

> Primavera, verano, otoño…. Las estaciones se iban sucediendo y Alejandra Rubio mantenía un perfil bajo. Contadas apariciones públicas y silencio absoluto al ser preguntada a las puertas del hospital en el que su madre fue ingresada a causa de su cáncer de mama. Parecía que la joven quería dejar de lado ese primer contacto que tuvo con la fama y hacer su vida sin acaparar atención. Pero hace escasas semanas volvía a ser infiel a sus principios y se colocaba en el trampolín que la manda a lo más alto de la popularidad. Un salto del que ya no hay vuelta atrás.

Alejandra ha dejado los estudios de moda y dice estar dispuesta a matricularse en Derecho el próximo curso. Pero hasta entonces ha decidido tirar por el camino fácil y ha estrenado su propio canal, Black Sheep. Así, en Mtmad sube cada semana vídeos en los que cuenta distintos aspectos íntimos de su vida. Pero la nieta de María Teresa Campos sabe que la mejor forma de asegurar su permanencia en esta plataforma de Mediaset y poder seguir ingresando dinero de manera fácil es contar cosas de su familia. Así, ha usado a su madre y a su abuela para multiplicar las visitas. Lo que nadie esperaba era que sacara a la palestra a una persona que se ha esforzado por mantenerse en un discreto segundo plano.

Siguiente: Las primeras palabras de Álvaro Lobo