La hija de Rocío Jurado y el que fuera su marido durante cuatro años han mantenido una ardua batalla legal que se ha prolongado en el tiempo. Rocío Carrasco denunció a Antonio David Flores por violencia de género y el proceso judicial duró un lustro entero. Entre medias, pasaron muchas cosas que no hicieron más que avivar el conflicto familiar. Los hijos fruto de este fracasado matrimonio se han posicionado claramente a favor de su padre. Rocío Flores ha saltado al ruedo mediático para dar la cara por su padre. Sigue leyendo.

Antonio David, fichaje estrella de GH VIP

> Era un secreto a voces. Desde Cotilleo.es ya se adelantó que Antonio David podría convertirse en concursante de la nueva edición de Gran Hermano VIP, pero no se confirmó de forma oficial hasta el estreno del programa. Flores acaba de llegar de un exilio mediático en el que lo poco que se ha sabido de él no ha sido precisamente bueno. Su exmujer, Rocío Carrasco, lo denunció por violencia de género y el proceso judicial se extendió durante cinco largos años en los que la imagen del ex guardia civil se ha visto muy mermada. Ahora que el juez ha dictado sentencia a su favor, se ve preparado para volver a plantarse ante las cámaras.

“Me pedía cinco años de cárcel y una indemnización de 80.000 euros. Ahora me siento liberado, porque he tenido mucha presión mediática por un juicio injusto que afortunadamente ha salido bien”, recalcó Antonio David. Sobre este incómodo episodio familiar, desde plató se quiso pronunciar su hija Rocío, que se erigió como su defensora durante el concurso. “Han sido los años más duros de mi vida, pero gracias a Dios todo ha salido bien”, celebró la nieta de Rocío Jurado. Sin duda, la joven se ha posicionado de parte de su padre y no parece querer nada de su madre. Así lo demostró con este y otros cuantos dardos envenenados.

Siguiente: Los dardos envenenados de Rocío