El mayor palo para Irene Rosales fue la muerte de su madre. La colaboradora de Viva la vida siempre a confesado, entre lágrimas, que la pérdida de su madre ha sido el golpe más duro al que se ha enfrentado en esta vida, porque le falta su otra mitad. Desde entonces, la mujer de Kiko Rivera no hay día que no se acuerda de ella, pero hoy más que nunca, ya que hubiese cumplido 59 años.

Hace poco la veíamos en Viva la vida haciendo la famosa escalera de las emociones. Allí confesaba que se arrepentía de haber dejado con su madre muchas veces a sus hijas, porque se había dado cuenta que sus padres no tenían vida. Además, asegura que su madre era toda una luchadora, ya que además de llevar las riendas de la casa, cuidaba muchísimo de su padre, el cual tiene una enfermedad y necesita atención 24 horas.

Hoy es un día especial para la mujer de Kiko Rivera. Su madre hubiese cumplido 59 años y está, más que nunca, en la memoria de su hija, Irene Rosales, quien la adoraba y quería con locura. La colaboradora de televisión ha subido una historia a su perfil de Instagram en la que podemos ver una imagen de ella cuando era joven y ha establecido el siguiente texto: “Hoy soplarías 59 velas… Te echo tanto de menos… Te quiero con locura mami”.