Reina Letizia

Siempre es la peor parada en las encuestas de popularidad de Casa Real. El pueblo no termina de aceptar a Letizia como reina, seguramente por su actitud rancia y seca ante los medios. Sus desplantes a doña Sofía y al resto de la familia tampoco le han hecho ningún bien a su reputación, por lo que Zarzuela ha empezado a mover todos los hilos que tiene a su disposición para limpiar la imagen de la consorte. La estrategia pretende conseguir que, algún día, los ciudadanos empiecen a ver a Ortiz con buenos ojos e incluso puedan sentir cariño por ella. Sigue leyendo para descubrir los planes de palacio.

Letizia, el azote de Zarzuela

> La consorte se ha convertido en la peor pesadilla de Casa Real. Desde que se dejó caer en Zarzuela, ha estado imponiendo sus condiciones y normas estrictas que nadie, ni siquiera su marido el rey Felipe VI, ve con buenos ojos. Ningún miembro de la monarquía aprobaba que una recién llegada los sometiera a su voluntad y rechazaron desde el primer momento la prepotencia de Letizia. Los eméritos fueron los primeros en dar un buen tirón de orejas a Ortiz, corrigiendo sus formas y desaires a la corona. Desde entonces, la reina tiene entre ceja y ceja a sus suegros.

Especial inquina es la que parece sentir hacia doña Sofía. Pilar Eyre, la periodista experta en Casa Real, asegura que entre ellas no hay buen “feeling”, y los ciudadanos han sido testigos de esta mala relación en más de una ocasión. Todavía se recuerda el encontronazo que ambas protagonizaron en la Catedral de Palma. En ese momento, la población se volcó con la emérita y no dudó en juzgar la actitud déspota de la reina. Letizia cometió un grave error que le costó la poca popularidad que tenía, por lo que Zarzuela ha tenido que poner en marcha un plan estratégico para salvar su reputación.

Siguiente: El plan de Casa Real para salvar a Letizia