La guerra de los Jurado sigue estando más presente que nunca en los medios de comunicación y parece que cada vez, son menos los miembros de la familia que quieren hablar. Ortega Cano y Ana María Aldón prefieren mantenerse al margen de todas las polémicas que hay con Rocío Carrasco y sus hijos, y es que ahora guardan silencio para no avivar la llama de fuego que lleva encendida más de 14 años.

Ana María Aldón pasa un día de playa junto a Ortega Cano y su hijo. La mujer de Ortega Cano no quiere pronunciarse sobre las polémicas que hay en la familia de su marido. Al igual, su marido, después de pasar un día de playa en familia sale con pocas ganas de hablar.

Parece que la estrategia que están llevando a cabo el matrimonio es guardar silencio para no estar más en el candelero mediático. Y es que si recordamos los brutales enfrentamientos que ha habido entre los miembros de la familia, éste último ha sido el más fuerte desde hace muchos años. Tendremos que esperar a que pase el tiempo para ver si Rocío Carrasco tiende puentes con los que un día fueron sus principales apoyos y sobre todo, si entierra el hacha de guerra con sus hijos.