Después de unos duros meses de confinamiento en los que Ágatha Ruiz de la Prada se planteó angustiada qué sería de su firma de moda, la diseñadora reaparecerá en pocas horas en la primera jornada de la MBFW (es decir, la Pasarela Cibeles o Semana de la Moda de Madrid).

Para templar los nervios, la colorida creadora ha disfrutado de una cena romántica con su pareja desde el mes de marzo, Luis Gasset. El director de la Galería Ansorena está aprendiendo a sobrellevar la expectación mediática que despierta Ágatha con cada paso que da y permanece, feliz y en un discreto segundo plano, a su lado.

La diseñadora se ha confesado ante nuestros micrófonos “feliz” porque la moda vuelve a Madrid, pero desvela que está nerviosa por si se cancela a última hora a causa del Covid: “yo hacía un desfile en Málaga el domingo y me lo acaban de anular, fíjate qué pena. Yo hasta que no acabe el desfile no estaré tranquila. Ojalá que bien”.

Sonriente, y con la mascarilla obligatoria por el coronavirus, Ágatha, más enamorada que nunca cuando acaba de celebrar seis meses de amor con Luis Gasset, asegura estar viviendo un “momento genial”. “Los dos estamos felices, yo por lo menos estoy feliz”, ha confesado ante la mirada divertida de su atractiva pareja.

No te pierdas este curioso momento, en el que el empresario prefiere mantenerse en segundo plano y no confesar que él también está muy feliz con Ágatha.