La hija de Isabel Preysler no ha repetido el histórico posado que la Reina de Corazones sí regaló a los medios de comunicación cuando nació su primogénita. Todo para proteger una exclusiva que llegará el próximo miércoles.

Ana Boyer y Fernando Verdasco abandonaban la Clínica Ruber Internacional pasado el mediodía. Aunque la expectación era máxima, lo cierto es que el posado que estaba previsto, no ha tenido lugar. Los padres primerizos han abandonado el hospital saludando a los medios de comunicación congregados a la puerta del recinto. Sin embargo, no se han detenido para que la fotografía fuera estética. Ni mucho menos han mostrado el rostro del bebé, que se supone iba en la cuna que transportaba Verdasco en su mano.

Sin embargo, ha sido tal el cuidado que Ana y Fernando han tenido para proteger la exclusiva que, presumiblemente, protagonizarán el próximo miércoles en la revista Hola, que parecía que el bebé estaba completamente tapado, para evitar las miradas indiscretas. O tal vez ni siquiera estaba dentro de la cuna.