El dj español más internacional está de enhorabuena. Y no, no lo decimos porque su madre, la tonadillera Isabel Pantoja, lo diera todo en la reciente presentación de su gira ‘Así soy yo’, ni porque a principios de año naciera su segunda hija, fruto de su matrimonio con Irene Rosales.

Sino que los motivos de su satisfacción se esconden detrás de su drástica pérdida de peso. Y es que desde que el cantante decidiera poner cartas en el asunto, su físico ha ido cambiando progresivamente con el paso de los meses. De hecho, su imagen actual es tan diferente a la que nos tenía acostumbrados que, aunque nos alegramos por su salud, no terminamos de habituarnos al tipín que luce ahora.

[/nextpage]

La báscula es su gran aliada

El hermano de Chabelita es como si hubiera vuelto a nacer. Y es que desde que está bajando peso, no para de sorprenderos en su cuenta de Instagram con increíbles instantáneas.

Hace pocos días compartió en dicha red social una imagen con la que se nos cortó el habla. El cantante decidió fotografiarse luciendo una camisa hawaiana desabrochada, con la que sacaba a pasear sus fornidos pectorales, al más puro estilo ‘MYHYV’.

Pero hay más. No contento con hacernos partícipes, día sí, día también, del drástico cambio que está atravesando su cuerpo, el hijo de la tonadillera ha querido deleitarnos con una captura de su báscula que demuestra que su bajada de peso es real. Y tan real.

El cuñado de Alberto Isla va consiguiendo poco a poco sus objetivos y parece que el esfuerzo y empeño que le pone en cerrar el pico va mostrando sus frutos. Y es que ya ha conseguido bajar de los 80 kg y pesar 79 kg con 700 gramos. Con esta frase nos lo ha querido hacer saber: “Objetivo conseguido! Salimos del 8 para entrar en el 7”.

[/nextpage]

Los kilos de Kiko a juicio

Este verano se cumplirá un año desde que Rivera decidiera someterse a una operación de estética, para implantarse una banda gástrica que le permitiera reducir el espacio de su estómago. De esta forma, el cantante conseguiría quedarse saciado antes y, por ende, cerrar más el pico. Mucho más.

Y es que a lo largo de este proceso de adelgazamiento, que empezó con rutinas mañaneras en el gimnasio y largas caminatas, el dj ya se ha deshecho de 30 kilos. Y esto  se traduce a una mayor autoestima consigo mismo. Incluso ha llegado a afirmar que haber bajado de peso le ha permitido jugar más tiempo con sus hijos, ya que antes no podía correr detrás de ellos dado su sobrepeso.

Además, la forma que tiene de verse en el espejo también ha cambiado. Y es que Kiko Rivera ha decidido renovar su fondo de armario y ahora es muy común verle apostar por tendencias y estilos mucho más rompedores y actuales. Lejos quedan aquellos días en los que el cantante salía a la calle con lo primero que pillaba: holgados chándales, gorras y oscuras gafas de sol.

Sea como fuere, este está siendo, indudablemente, un buen año para Kiko Rivera. No solo ha conseguir hacer sudar la gota gorda a su madre, en su último concierto, sino que ha ampliado familia y su bajada de peso es una realidad.

  • Siguiente