No ha pasado ni siquiera un mes desde que saltara a la palestra, pero Cristina Pujol ya está rentabilizando su nuevo estado sentimental: tiene el corazón ocupado por Kiko Matamoros. A pesar de que pedía intimidad e insistía en querer hacer su vida lejos de la popularidad, la catalana se ha dejado cegar por los flashes. Se ha subido al carro de la fama y ha concedido su primera exclusiva. Estamos ante una auténtica bomba televisiva.

Una llegada plagada de incoherencias

> A mediados de enero, ante la atónita mirada de todos, Kiko Matamoros aseguraba estar enamorado. En pleno directo de Sálvame confesaba tener novia y revelaba algún dato de ella. Hacía especial hincapié en la belleza de esta catalana afincada en Albacete aunque evitaba enseñar imágenes. Explicaba que llevaban solo un mes viéndose pero que no le parecía pronto para contarlo a España porque estaba muy seguro de lo suyo. Por otro lado, con esta revelación se aseguraba un cese en los rumores que le relacionaban con distintas mujeres.

El que fuera amigo de Carmina Ordóñez pedía que la prensa no atosigara a Cristina puesto que la intención de ella era mantenerse ajena a todo. No forma parte del mundo mediático y así quiere seguir. O mejor dicho, quería, porque la doble de Angelina Jolie ha tardado poco en contradecir a su pareja y saltar a la palestra por voluntad propia. Con el pretexto de defenderse de las críticas vertidas sobre ella, ha empezado a rentabilizar este romance. Y en sus declaraciones, que te mostramos a continuación, no deja títere con cabeza.

Siguiente: Dispuesta a sacar la artillería pesada