Estaba claro que la boda de Belén Esteban y Miguel Marcos iba a arrojar infinidad de titulares. La mayoría de ellos sobre los looks de los invitados, pero la polémica ha azotado también a varios de ellos. Sobre todo a Kiko Hernández, que fue descubierto por el personal de seguridad de la boda.

Pillado por su reloj…¿grabador?

Kiko Hernández

> Kiko Hernández se dio de bruces contra la realidad en el momento en que fue asaltado por los miembros de seguridad que protegían la exclusiva de Belén Esteban. Cacheado, preguntado y observado hasta el milímetro, Kiko depositó su teléfono móvil en la bolsa que le daban a todos los invitados. Sin embargo, algo les llamó la atención. Fue el tamaño de su reloj. En él, pensaron los miembros de seguridad, se podía esconder una cámara oculta con la que hacer filmaciones clandestinas. No es la primera vez que el colaborador ha comentado que tiene varios productos de espía para poder obtener información confidencial. El colaborador de Sálvame solo pudo acceder al interior de la finca tras depositar el reloj que se quedó a buen recaudo. Todo este trajín evidenció que la relación de Kiko y Belén no es de amistad. Atención a la reacción de Kiko.

Siguiente: Así reaccionó Kiko Hernández