Fue una presencia visible en los programas de Telecinco. Corría el año 2000 cuando la televisión la catapultó a la fama. Sin embargo, veinte años después, la suerte le ha dado la espalda. Vive en la calle y sobrevive mendigando. Sin duda, la cara y la cruz de una noria llamada televisión. Otro juguete roto a quien encumbraron y dejaron caer. No supo reinventarse. ¿De quién hablamos? Te lo contamos todo a continuación.

Una mujer corriente y la realeza

> Quizás los más jóvenes del lugar no la recuerden, pero Paquita de Mónaco ocupó muchas horas en pantalla. Corría el 2003 cuando su sobrino, Adans Peres, se casó con Estefanía de Mónaco. Un matrimonio que acabó en separación. La princesa y sus hijos se fueron a vivir al circo y acompañaron a Adans allá donde iba. Una vida que a la menor de los hijos de Rainiero y Grace siempre le ha atraído.

Adans adoptó un perfil bajo tras la boda. Así estaba marcado en las capitulaciones matrimoniales que rubricó antes de la unión civil. Sin embargo, su silencio contrastaba con la verborrea de su tía. Paquita de Mónaco encontró un filón en la boda. Risueña, natural y con un estilo muy particular se ganó el corazón de muchos telespectadores. Colaboró en las mañanas de María Teresa Campos y fue invitada en varias ocasiones a Salsa Rosa. Sin embargo, la suerte se acabó…

Siguiente: El infierno de Paquita de Mónaco