Fue el pasado 14 de octubre cuando Cotilleo.es publicó, en exclusiva, que Jorge Javier Vázquez se encontraba realizándose pruebas médicas tras haberle encontrado problemas con uno de los stent que se le implantaron tras sufrir un ictus a mediados del mes de marzo. Tal y como recogíamos en el citado reportaje, los resultados finales confirmarían si finalmente -como sospechaban los facultativos- tendría que volver a pasar por el quirófano. Un mazazo inesperado que no solo preocupó al presentador, sino también a su entorno más próximo.

Este martes Jorge Javier Vázquez ingresaba en el hospital para someterse a la intervención que le alejará -al menos durante las próximas tres semanas- de la pequeña pantalla. Una operación que ha alterado sus planes profesionales y que, aunque no reviste gravedad, los facultativos han querido que se realizara cuanto antes. Visiblemente risueño, Jorge Javier se dejaba fotografiar a las puertas del hospital al que también acudió su compañera y amiga, María Patiño.

Cambio de actitud

Aunque en un primer momento Jorge Javier se mostró muy enfadado con la divulgación de la información adelantada por este medio y negó cada uno de los puntos, pronto dio más detalles a través de la revista Lecturas. Comprendió la labor periodística y no dudó en hacer múltiples declaraciones sobre el asunto. Escritos en los que no solo dio detalles sobre la intervención, sino también en los que anunció, por ejemplo, que haría testamento antes de ingresar de nuevo. En sus blogs no ha dudado también en dar habida cuenta de la angustia que sufrió al enterarse del estrechamiento de una de las válvulas. Eso sí, nunca ha perdido el optimismo y ha demostrado ser todo un luchador que, incluso en el peor de los momentos, es capaz de esbozar una sonrisa. ¡Mucha fuerza!