No suele hablar. De hecho, hace mucho tiempo que no conocíamos su punto de vista sobre los asuntos que trascienden de la vida familiar de Jaime de Marichalar. Harto de los comentarios acerca de sus hijos, el ex Duque de Lugo ha roto su silencio y ha dejado más de un recadito para los que le han cuestionado constantemente. Y para Letizia Ortiz, una indirecta muy sorprendente.

Las vueltas que da la vida

> Nadie sabe qué ocurrió pero el caso es que algo sucedió que hizo que Jaime mirara con otros ojos a Letizia. Al parecer, cuando la vio destrozada por el fallecimiento de su hermana Érika, Marichalar aparcó todos los recelos que albergaba hacia a ella y le tendió la mano. Recordemos que doña Letizia estaba embarazada cuando el triste hecho sucedió y muchos temieron que no llegara a buen puerto la gestación debido a la gran pena que arrastraba.

A partir de ese momento se creó un fuerte vínculo entre ellos. La reina le apoyó a él cuando falleció su madre. No dudó en posicionarse a su lado cuando llegó la separación de Elena. Se les captó juntos saliendo de un restaurante. Esto hizo que la infanta le hiciera la cruz y la raya a su cuñada. Además, la reina se ganó una buena reprimenda por parte de don Felipe por apoyar públicamente a Jaime en detrimento de Elena. Esto marcó un antes y un después. Doña Letizia tuvo que soltar la mano de Jaime y otra vez se instaló un muro de silencio entre ambos.