Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa siguen estando igual de enamorados que el primer día y fruto de ello son las salidas que hacen juntos, a las que nos tienen muy acostumbrados y que hacía mucho tiempo que no disfrutábamos por la pandemia del Coronavirus. En esta ocasión los dos tortolitos han ido a cenar a un restaurante con unos amigos y a la salida, podemos ver como se despiden de ellos de lo más cariñosos posibles.

La madre de Tamara Falcó se derritió en elogios para su nieto: “Riquísimo, no tengo palabras más que decir que no se puede ser más rico”. Y es que ya sabemos que la reina de corazones le encanta disfrutar de toda la familia, pero en especial de sus nietos, que son los que le dan vida.

Sobre su hija Tamara Falcó confesó que: “Está que no para, está más animada”. Y es que ya sabemos que no han sido unos meses fáciles para la influencer porque ha tenido que enfrentarse a la muerte de su padre, Carlos Falcó, estando confinada en su casa. Ahora, parece que sale más y tiene más tiempo para dedicarle a su gente, que siempre la han apoyado en los peores momentos.

A toda prisa, Mario e Isabel se subieron en el coche que les estaba esperando para llevarles de nuevo a casa, después de esta velada tan especial. Parece que poco a poco la pareja vuelve a su vida normal y ya les vemos saliendo más de lo que lo han hecho estas últimas semanas.