Después de que Kiko Rivera haya reprochado públicamente, y a través de su cuenta de Instagram, que su madre todavía no le haya ido a ver después de confesar el pasado sábado que atraviesa una depresión, la reacción de Isabel Pantoja no se ha hecho esperar. Fuera de sí, la tonadillera entraba telefónicamente en “El programa de Ana Rosa” para defenderse de quienes la han criticado por su actitud con su hijo – a quien le reprochó que hablase de una depresión en medio de una pandemia mundial – y evidenciar lo enfadada que está con el niño de sus ojos por haber hecho público el malestar que tiene con ella.

Minutos después del estallido de Isabel Pantoja en directo, Irene Rosales ha llegado a su casa con sus hijas, Ana y Carlota. Sorprendida por la expectación mediática a las puertas de su domicilio, la mujer de Kiko Rivera ha reaccionado a las palabras de su suegra asegurando que “no he visto nada, no sé nada“. Muy discreta, la sevillana ha evitado de esta manera desvelar qué le parece el enfado de la tonadillera ante quienes han cuestionado el amor que siente por su hijo y si apoya la publicación que Kiko ha hecho en su cuenta de Instagra criticando públicamente a su madre.