La infanta Elena no es una mujer fácil. Tiene un carácter complicado y estalla con frecuencia. De hecho, muchos temen sus arrebatos. Un asunto que queda diluido por su buen hacer en los actos oficiales. Sin embargo, tras su sonrisa, se esconde una mujer dura, a quien mejor no llevar la contraria. Ante esto, se comprenden los choques que ha tenido con doña Letizia. La infanta ha sido protagonista de un bochornoso espectáculo. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

Elena y su complicado carácter

Letizia

> La infanta Elena tiene un carácter muy complicado. Pasa del enfado a la sonrisa con facilidad. En Zarzuela lo saben y de ahí que muchos prefieran no colaborar con ella. En esto tiene mucho parecido con su padre, que cuando se enfada, mejor apartarse. La hija mayor de don Juan Carlos y doña Sofía tiene genio y es tozuda.  Incluso en el caso de que todo se haga a su gusto, puede mostrarse contrariada y elevar la voz.

Elena empezó a acudir a la consulta de una psicóloga desde que era una niña. Fue una decisión que tomaron sus padres para reconducir ciertos aspectos de su comportamiento. Ya entonces manifestaba una propensión al enfado que quedaba manifiesta con su tendencia a fruncir el ceño. Todo esto hacía que se encerrara en sí misma. En relación a Cristina y Felipe, se consideraba el patito feo. Culpa de esto la tenían quienes siempre decían palabras bonitas a sus hermanos y con ella pasaban de largo.

Siguiente: Elena protagoniza un bochornoso espectáculo