Más sincero que nunca, así ha mostrado Kiko Rivera. El único hijo que tuvieron en común Isabel Pantoja y el desaparecido Paquirri ha roto su silencio y ha hablado alto y claro acerca de cómo es la relación que mantiene con sus hermanos. Además, les ha lanzado un sorprendente mensaje que podría cambiar para siempre la historia de esta familia.

Sus confesiones más brutales

Kiko Rivera

> Cuando se confirmó el nombre de Kiko Rivera para participar en la primera edición de Gran Hermano DÚO, nadie se imaginaba que este programa marcaría un antes y un después en su vida. Tan cómodo estaba en el concurso que el hijo de Isabel Pantoja se armó de valor y confesó por primera vez delante de millones de espectadores haber tenido un problema de adicción. “En determinado momento de mi vida, y de ahí viene en gran parte mi depresión, tuve adicción a las droga. Consumía cocaína, hachís y marihuana”, aseguraba. Un discurso con el que se ganó el cariño de esa parte del público que hasta entonces le miraba con cierto recelo.

Por si esto fuera poco, según iba avanzando la convivencia, el hijo de la tonadillera revelaba más aspectos hasta ahora ocultos de su vida. Por ejemplo, sus problemas económicos. “Yo he malgastado muchísimo dinero. Muchas veces no hemos podido ni pagar el alquiler de la casa. Y ahí ha sido cuando mi madre me ha ayudado. El día que yo me arrepentí de todo lo que había malgastado fue el día en el que mi madre estaba donde estaba y le hacía falta un dinero. Y yo lo tenía, pero me lo gasté. Esto me va a doler hasta el fin de mis días”, revelaba Rivera. Pero todo esto no es nada si lo comparamos con las increíbles declaraciones que acaba de hacer acerca de sus familiares directos. ¡Sigue leyendo y alucinarás!

Siguiente: La curiosa vida de los Rivera y el día que los unió para siempre