Cualquier tiempo pasado fue mejor, ya lo dice el refrán. Belén Esteban atraviesa un momento muy complicado. Ni siquiera su próxima boda con Miguel Marcos hace que su sonrisa sea constante. Los problemas se multiplican para la princesa del pueblo, cuya andadura televisiva podría estar más cerca de lo que ni ella misma imagina.

Un modus operandi que deja mucho que desear

> Otra de las cosas que ha generado un cisma entre el público esta convulsa etapa para Belén, es saber cómo fue realmente el comportamiento que la princesa del pueblo tuvo con Toño Sanchís. Lejos de la imagen de víctima que ha intentado proyectar, hemos podido saber en exclusiva que la ex de Jesulín no se portó nada bien con la persona que estuvo ayudándole en lo personal y en lo profesional durante una década. Desde Cotilleo.es hemos podido saber en exclusiva cómo fueron esos últimos días entre artista y representante antes de estallar la guerra entre ambos.

Es cobarde y poco humana. Tenía que haberse sentado conmigo, decirme que no quiere seguir trabajando juntos y las razones. En la vida hay que ir de cara, de frente, decir las cosa con todas las consecuencias. Se despidió de mí por un WhatsApp de dos palmos. Yo creo que no es la manera de poner fin a diez años de momentos buenos y malos. Creo que lo mínimo es tener una conversación que es lo que yo pedí. Yo lo hubiese solucionado de otra manera, sinceramente. Me produce pena porque yo no acabo así con las personas. Nunca ha sido mi modo de ser”, nos explicaba el propio Toño en exclusiva.