Cualquier tiempo pasado fue mejor, ya lo dice el refrán. Belén Esteban atraviesa un momento muy complicado. Ni siquiera su próxima boda con Miguel Marcos hace que su sonrisa sea constante. Los problemas se multiplican para la princesa del pueblo, cuya andadura televisiva podría estar más cerca de lo que ni ella misma imagina.

Un innecesario oportunismo

> Hace unos días los espectadores se echaron encima de Belén Esteban a causa de su polémica participación en Todo es mentira. El programa presentado por Risto Mejide organizaba un debate político con representantes de varios partidos a los que la Esteban lanzó una insólita pregunta.  “Mi madre trabajó toda la vida limpiando sin contrato. A mi padre, que sí tenía contrato, le quedó una jubilación. Pero en el momento que falleció, a ella le recortan la pensión de viudedad. Muchas veces no puede llegar a fin de mes. ¿Ustedes piensan que con 600 euros una persona puede vivir?”, aseguraba la rubia.

Su intervención levantaba muchas ampollas. Es cierto que es una situación que viven cientos de españoles. Pero que alguien como Belén Esteban, con unos desorbitados ingresos, exponga esa queja, no sentó nada bien. “¿Como harán familias con hijos que viven con la mitad?”, decía una usuaria de Twitter. “Que la mantenga la hija, que baste dinero gana. Lo que pasa que siempre viven por encima de sus posibilidades y luego van llorando”, añadía otra visiblemente enfadada. Pero aún hay más, no te lo pierdas.

Siguiente: Un modus operandi que deja mucho que desear