Cualquier tiempo pasado fue mejor, ya lo dice el refrán. Belén Esteban atraviesa un momento muy complicado. Ni siquiera su próxima boda con Miguel Marcos hace que su sonrisa sea constante. Los problemas se multiplican para la princesa del pueblo, cuya andadura televisiva podría estar más cerca de lo que ni ella misma imagina.

Un constante afán de superioridad

Belén Esteban y Toño

> A pesar de que la justicia le ha dado la razón en su mediático juicio con Toño Sanchís, lo cierto es que la gente con este asunto ha empezado a ponerla en el punto de mira. Para empezar porque ha reconocido que su exmánager quiso pactar con ella antes de verse las caras en los tribunales y ella se negó a llegar a un acuerdo. Hay personas que antes la seguían incondicionalmente y ahora reconocen que no les gusta la cara que ha mostrado con todo esto. Y es que hay que tener en cuenta que en su cruzada contra el que fue su mano derecha le ha dado igual que tanto él como su familia se quede en la calle. Es más, llegó a asegurar que quería verle entre rejas.

La gente que ve Sálvame está siendo últimamente muy crítica con ella en este aspecto. De hecho, muchos usuarios en redes sociales aseguran que no aporta nada al espacio en el que trabaja y que sus dramas con Toño y Jesulín están demasiado manidos. Consciente de esto, Belén está haciendo todo lo posible por generar máxima expectación con su reciente boda. Incluso ha contado en directo quiénes son los compañeros de Mediaset que están invitados. Pero esta estrategia no le ha salido nada bien. La vecina más famosa de Paracuellos del Jarama se enfrenta a una petición sin precedentes que la deja en muy mal lugar. Entérate de todo en la siguiente página.

Siguiente: El púbico se rebela contra Belén Esteban