Después de un viaje con amigos o un fin de semana en la playa, vuelves con una resaca emocional que te afecta a todos los sentidos. La melancolía de lo bien que te sentiste se apodera de ti y es imposible no recordar continuamente esos maravillosos días. A Hugo Sierra, después de estar cuatro meses fuera de casa, no le ha dado ninguna pena volver.

El concursante ha hecho un reality lleno de emoción y de aventura, pero también de quejas y de decepciones. Empezó siendo uno de los que más actividad llevaba a cabo en la isla, se enamoró y empezó a ocupar todos los contenidos del programa. Como todo, Hugo Sierra finalizó su relación sentimental con Ivana Icardi de la peor manera y eso, le pasó factura en su concurso.

Ahora, ha vuelto a Mallorca y asegura que se encuentra muy bien a pesar de no haber vivido junto a sus compañeros la recta final de convivencia en España: “Estoy muy contento, la verdad es que estoy muy bien”. Convencido de que quiere dejar los realities por el momento, Hugo no descarta otras apariciones en televisión dejando claro que no tiene nada que ver con su enfado por no haber ganado Supervivientes 2020.

Nada más aterrizar en Palma de Mallorca, Hugo lo tenía claro, lo primero que haría sería: “Un buen asado en familia” y volvía a confesar lo contento que se encontraba tras pisar, después de cuatro meses, su tierra.