Fani ayer tuvo una de las tardes más difíciles en Sálvame y es que la concursante de La isla de las tentaciones tuvo que enterarse en directo que una amiga suya le había traicionado y había comercializado con unas fotografías que ella le envió sobre su vestido de boda. La novia de Christofer no se podía creer que alguien de su entorno hubiese pasado las fotografías que se hizo cuando se probó el vestido y se ponía a llorar.

Y es que tras haber estado pasándolo mal en el plató de Sálvame, Fani nos ha confesado que su boda sigue estando igual de programada que antes: “La boda muy bien”. En cuanto a la traición que ha sufrido por parte de una amiga, asegura que: “La gente, que no tiene otra cosa qué hacer, qué solo jorobarme”.

Fani tiene claro que la persona que ha difundido sus fotos con el vestido de novia se trata de una amiga y no de ningún familiar: “Alguien cercano a mí, obvio. Familiares no, alguna amiga”, pero no tomará medidas legales: “No, es una tontería para gastarme el dinero porque hayan filtrado foto vestido novia”.

El temor de Fani era que su novio sufriera y viera el vestido con el que le dirá ‘Sí, quiero’ dentro de 21 días. Ante esto, la concursante ha confesado que ha llorado pero: “No lo ha visto”. En cuanto a si cambiará de estilista, asegura que no: “No, yo tengo el mío”.