Ambas lograron posicionarse como los pesos pesados de esta edición de Gran Hermano VIP. Sin embargo, en los últimos días, tanto Mila Ximénez como Adara Molinero han perdido popularidad entre los seguidores del reality show y su expulsión de Guadalix de la Sierra podría estar ya a la vuelta de la esquina. ¿La razón? La intransigente audiencia del programa las ha acusado de alta traición, y no va a perdonárselo fácilmente. ¿Quieres conocer todos los detalles sobre este nuevo devenir de los acontecimientos? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

De enemigas a aliadas

> Su relación ha estado marcada por las idas y las venidas. Después de un mal comienzo, parecía que Adara y Mila consiguieron limar asperezas y llegaron a un punto de entendimiento durante sus primeras semanas en Guadalix de la Sierra. Sin embargo, la amistad de Molinero con Hugo Castejón, el archienemigo de Ximénez, terminó echando por tierra el acercamiento entre la madrileña y la sevillana. Los enfrentamientos entre ellas estaban a la orden del día y nada hacía presagiar que, a pocas semanas de acabar el reality show, terminarían convirtiéndose en aliadas. “Es verdad que tenemos unos rifirrafes fuertes pero con ella se puede convivir”, señaló la tertuliana de Sálvame, refiriéndose a la exazafata madrileña. Ahora, su vínculo es mucho más fuerte desde que encontraron su nexo común: la animadversión hacia el exnovio de Marta Sánchez.

Siguiente: Adara, acusada de traición