El maestro Joao, Pol y Alberto son los tres protagonistas de la última gala de GH VIP 7 tras su reencuentro en directo en la casa de Guadalix. Un triángulo que poco o nada tiene de amoroso, a diferencia de lo que ellos se esfuerzan por transmitirle a la audiencia. En el caso de Pol y Alberto, alardean estar muy ilusionados con el vidente, pero esa afirmación poco o  nada que ver con la realidad. Las pruebas y los diferentes argumentos así lo confirman. Destapamos paso a paso este montaje orquestado a tres bandas.

Reencuentro frío y poco real

> La expulsión de Joao ha entristecido a media España. Lo cierto es que su sentido del humor y los momentazos que ha aportado al concurso durante sus dos meses de permanencia son innegables. Pero lo cierto es que hay una parte de él que no ha logrado convencer a la audiencia. Sus idilios amorosos con Pol y Alberto han generado muchas dudas dentro y fuera de la casa de Guadalix de la Sierra.

En la noche de este jueves, los tres fueron los protagonistas del esperado reencuentro. La reacción de Joao al verlos a los dos fue desmedida, como si del fin del mundo se tratase. Sin embargo, tanto Pol como Alberto mostraron una actitud bastante fría durante el tiempo que estuvieron en la sala de expulsión, y aunque ambos se acusaron de lucrarse en revista y en platós gracias a Joao, la situación resultó, en general, bastante poco creíble.

Siguiente: las intenciones de Pol y Alberto