Georgina Rodríguez se ha convertido, a raíz de su noviazgo con Cristiano Ronaldo, en una auténtica estrella a nivel mundial. Bailarina y modelo, su presencia levanta cada vez más expectación, y no hay evento al que acuda en el que no acapare todos los flashes.

Después de un verano de ensueño y entre rumores de boda con el futbolista, Georgina ha hecho una espectacular reaparición en el Festival de Cine de Venecia. Presumiendo de bronceado y de cuerpazo, la española se ha convertido, con permiso de Cate Blanchett, en la gran protagonista del prestigioso evento, que hace que durante una semana la ciudad de los canales se convierta en epicentro cultural del mundo.

La novia de Cristiano Ronaldo se ha dejado ver luciendo dos estilismos distintos con los que estaba igual de espectacular. Para el día, la de Jaca ha elegido un sugerente y sexy traje de pantalón blanco mientras que por la noche eclipsó con un sensual y elegante vestido rosa pastel palabra de honor a todos los asistentes a la première de “La voz humana”, nuevo cortometraje de Almodóvar.

Georgina, que hace tan sólo tres años trabajaba en la tienda de Gucci en Madrid, se codea ahora con estrellas de la talla del director e incluso le “roba” todo el protagonismo. Como verdadera estrella del estreno mundial de “La voz humana”, la modelo posó con Almodóvar de lo más sonriente, demostrando que, aunque ya es una verdadera diva, sigue ilusionándose cuando conoce a personajes de la talla del manchego.