María Teresa Campos arrastra desde hace tiempo importantes problemas económicos. Hacienda le reclama 800.000 euros. Por otra parte, sus ingresos han bajado considerablemente debido a la oscilación de los cachés que se pagan en televisión. Todo esto, unido al elevado tren de vida al que está acostumbrada, ha hecho que tenga que poner a la venta la joya de la corona: su chalet de Las Rozas, edificado sobre un terreno de 6000 metros cuadrados. Tamaña propiedad acarrea unos altos gastos mensuales en mantenimiento, comunidad, personal de servicio…

Fue Terelu quien aconsejó a su madre que adquiriera un piso en la misma urbanización donde ella reside, en Aravaca. María Teresa hizo caso del consejo filial y compró dos pisos que unió en uno, dando como resultado un ático dúplex de 730 metros cuadrados distribuidos en cuatro habitaciones, cinco baños, salón-comedor de 180 m2, amplia cocina, solarium, ascensor y otros detalles y estancias que hicieron que la propiedad se revalorizara. Y es que la periodista hizo importantes reformas. El problema fue que el costo de las mismas acabó siendo muy superior a lo que había previsto, lo que provocó otro agujero en sus maltrechas finanzas.

La comunicadora meditó acerca de cuál podría ser la solución a sus problemas económicos y llegó a la conclusión que podría sanear sus cuentas vendiendo sus dos propiedades: el chalet y el dúplex. Pues bien, María Teresa Campos está de enhorabuena. Me cuentan que ha conseguido vender la propiedad de Aravaca. Por la misma solicitaba 1.400.000 euros. Sin duda, una entrada de dinero que significa un balón de oxígeno para la veterana periodista. Se lo merece. Es mucho lo que lleva a sus espaldas.