Apenas se conocen detalles acerca de la vida privada de nuestros monarcas. Sin embargo, el origen plebeyo de doña Letizia nos permite ahondar en su pasado y descubrir los trapos sucios que todavía no han visto la luz. Cotilleo.es ha descubierto en exclusiva algunos detalles sobre su vida anterior a Zarzuela. ¿Cómo era con sus vecinos? ¿Cómo se producían sus encuentros con don Felipe cuando su romance aún era un secreto? Continúa leyendo si quieres descubrir la respuesta a estas preguntas y conocer otros cuantos misterios.

Letizia era “distante”

> La reina carga desde hace tiempo con el sambenito de mujer fría y cortante. Si bien algunos pueden pensar que adquirió este carácter a raíz de su relación con Felipe VI, lo cierto es que doña Letizia nunca fue la más simpática del lugar. Al menos, así lo aseguran los residentes que coincidieron con ella cuando tiempo vivía en su piso de soltera, ubicado al sur de Madrid. “Era agradable, pero al mismo tiempo distante. Dudo que tuviera amigos en el vecindario”, asegura uno de los propietarios con los que Cotilleo.es ha podido hablar en exclusiva. Al parecer, Ortiz se dejaba ver poco por las zonas comunes y apenas entabló contacto con otros vecinos. “La habré visto una o dos veces en la piscina”, confirma una inquilina.

Por lo visto, era su madre, Paloma Rocasolano, quien más agradable se mostraba con los residentes cada vez que visitaba a su otra hija, Érika Ortiz, que se quedó con el piso de Letizia cuando se mudó a Zarzuela. “A la que más he visto por aquí es a su madre, con la hija de Érika (Carla). Venía mucho de visita. Era una mujer encantadora, se portaba con los vecinos estupendamente. En el ascensor hablábamos del tiempo”, nos confirma en exclusiva una de las vecinas que vivió a escasos metros de la reina. Nuestras fuentes tampoco se han mordido la lengua a la hora de hablar sobre los primeros encuentros entre Ortiz y Felipe VI, que se produjeron en aquel piso de 80 metros cuadrados… ¿Quieres conocer todos los detalles? Sigue leyendo, te lo contamos a continuación.

Siguiente: Los encuentros de Felipe y Letizia