Lydia Lozano despierta un gran cariño entre los espectadores de Sálvame. Adorada por el público y un tanto criticada por alguno de sus compañeros, la colaboradora apenas hace públicas sus vivencias fuera del cortijo vespertino de Telecinco. Pero, lo que no se imaginaba, es que Cotilleo.es la iba a pillar, ¡y con otro hombre! te mostramos las fotos exclusivas, a continuación.

Lydia, adicta a tomar el sol

> Efectivamente, Lydia Lozano es uno de los rostros públicos que han desarrollado este trastorno, tal y como apunta ABC: la adicción al sol, también conocida como tanorexia. Lejos de parecer un asunto baladí, la tanorexia es una de las adicciones más peligrosas en lo que a estética se refiere. La obsesión por estar continuamente moreno, haciendo lo imposible por alargarlo en el tiempo, además de no verse nunca lo suficientemente bronceado, son las principales causas que conducen a esta enfermedad.

Lozano, que ha manifestado en varias ocasiones su gusto por la estética y el cuidado personal, es una de las colaboradoras más coquetas de la pequeña pantalla. Su excesivo maquillaje, su pelo estilo ochentero o los colores chillones de sus estilismos han sido duramente criticados, sin embargo, en cuanto a la tanorexia, el tema cobra mayor seriedad.