La guerra entre Belén Esteban y Toño Sanchís no cesa. La primera utiliza su victoria en los tribunales para tergiversar otras realidades que evidencian su malogrado negocio. En concreto, la subasta de la casa de Toño se ha convertido en su peor pesadilla. Y, aunque Belén se empeña en explicar una realidad inexistente, Cotilleo.es publica los documentos judiciales que no dejan lugar a las dudas. Sin trampa ni cartón.

Belén sí está notificada

> Tal y como obra en la documentación que publica en exclusiva Cotilleo.es, Belén Esteban y Toño Sanchís fueron debidamente notificados el 29 de marzo de 2019 acerca del resultado de la subasta y las novedades importantes acaecidas tras la misma. En concreto, en la sentencia provisional a la que hemos tenido acceso, se dicta que, tal y como se ha explicado, “el 21 de noviembre de 2018 se convocó la subasta del inmueble reseñado, cerrándose la misma con fecha 18 de febrero de 2019, alcanzándose como mejor postura la de 376.000 euros ofrecidos por (…) quien presentó escrito manifestando su intención de no satisfacer el resto del precio de remate”.

La carta, notificada también a ambas partes, significaba la renuncia clara de la primera pujante dejando a Belén Esteban como nueva propietaria de la misma: “En la misma subasta por Belén Esteban Menéndez se ofreció la cantidad de 375.000 euros (…) reteniéndole la cantidad consignada para tomar parte en el acto para que (…) se aprobara el remate a su favor”.

Así pues, en la parte dispositiva del auto (que podrás leer en la siguiente página) se establece que Belén Esteban no solo es propietaria de la casa, sino que ya se le ha retenido parte del dinero.

Siguiente: la gran mentira de Belén Esteban