María Teresa Campos y Paolo Vasile

El próximo mes de marzo el contrato de larga duración que tiene con Mediaset llega a su fin. María Teresa Campos se queda sin trabajo y las posibilidades de que Paolo Vasile quiera renovarla son cada vez más escasas. Así, la veterana presentadora ha tomado una sorprendente decisión in extremis para seguir vinculada a la pequeña pantalla y que la gente no se olvide de ella.

Una trayectoria que ahora se ve manchada

> Su historia está ligada a la televisión. Gran parte de la trayectoria profesional de María Teresa Campos se ha desarrollado en la pequeña pantalla, donde ha conducido un sinfín de programas de enorme éxito. Sin embargo, en abril de 2017 todo se torcía. La presentadora veía cómo le arrebataban Qué tiempo tan feliz, espacio de fin de semana que desaparecía de la parrilla tras ocho años. Ahí comenzaba su pesadilla, un sinfín de malas noticias que se encadenaban.

Aún sin asimilar la repentina pérdida de su trabajo, la Campos sufría un ictus. En mayo del citado año la salud le daba un aviso. Ella no dudó en achacar esto a los nervios vividos por su cambio laboral. “Como han pasado muchas cosas últimamente, a mí no me ha dado el ictus por casualidad, ha sido por las puñadas que me han clavado”, aseguraba. Y aunque desde entonces ha tenido alguna breve aparición televisiva, ahora no es ella la más conocida de su familia. Su nieta Alejandra le ha arrebatado el puesto, sigue leyendo para conocer todos los detalles.

Siguiente: La nueva estrella que eclipsa a las Campos