Las cosas en el seno de la Casa Real se están complicando. Don Juan Carlos no está tan alejado de su familia como creíamos. Es cierto que desde 2014 su agenda oficial se ha reducido notablemente. El emérito está dando rienda suelta a sus pasiones ahora que tiene más tiempo libre y menos compromisos. Pero sigue muy pendiente de la monarquía, de la que ha estado 40 años al frente. Y en este sentido, cada vez está más molesto con su nuera, doña Letizia.

Unas rencillas que vienen de largo

> Don Juan Carlos nunca aceptó de buen agrado la elección de su hijo, quien escogió a Letizia Ortiz Rocasolano como su mujer. El monarca supo que tras varias relaciones fallidas, don Felipe seguía sin haber dado con la horma perfecta de su zapato. Además, cuando vio cómo la periodista se comportaba delante de los medios de comunicación, puso el grito en el cielo. Al Rey no le gustó nada que su futura nuera mostrase tanto temperamento en su primera toma de contacto con su nueva realidad. Pero ya no había vuelta atrás. La que fuera presentadora de los Informativos de TVE había llegado a la familia real para quedarse.

Son varios los desencuentros que Letizia y don Juan Carlos han tenido a lo largo de los años. Casi todos en privado, eso sí. Al fin y al cabo, nos encontramos ante dos personas opuestas que tienen, sin embargo, algo en común: una marcada personalidad. Además, el paso del tiempo no ha logrado que limen asperezas sino todo lo contrario. Sus diferencias son cada vez más acusadas e irreconciliables. Han sobrepasado ya el punto de no retorno, algo que él no puede ni quiere ocultar. Descubre el hecho que deja al descubierto que ya no hay posibilidad de acercamiento.

Siguiente: Las significativas ausencias del Rey