No es ningún secreto que la consorte no traga a gran parte de su familia política. Doña Letizia está harta de sus suegros y cuñadas, y hace todo lo posible por mantenerse alejada de ellos. Pero también quiere hacer lo propio con sus hijas, Leonor y Sofía. La reina ha recurrido a una drástica decisión para poner tierra de por medio entre las niñas, sus abuelos y primos. Sigue leyendo para descubrir cuál ha sido el último desplante de la soberana con Casa Real que puede chafar las vacaciones oficiales.

La más estricta de las reinas

reinas

> Parece que a Doña Letizia se le ha olvidado su cuna humilde y se ha ido volviendo muy inflexible y estricta con el paso del tiempo. Sobretodo, en lo que a la educación de sus hijas se refiere. La reina no da ni un solo brazo a torcer y las rutinas que ha establecido en Zarzuela deben seguirse con rigurosidad si no quieren que empiecen a volar los cuchillos. Ortiz controla cada aspecto de la vida de Leonor y Sofía.

Esta autoridad exhaustiva no cesa ni siquiera durante las vacaciones oficiales de la familia real. Ya todo el mundo sabe que Letizia no disfruta en absoluto de sus días ociosos en Palma de Mallorca. Para ella no deja de ser parte de su trabajo como consorte, y por lo visto quiere transmitir esa sensación a sus hijas. Ortiz no deja disfrutar a Leonor y Sofía y les ha prohibido realizar algunas actividades muy intrínsecas en la rutina veraniega de Casa Real. Descubre cuál ha sido el último desplante de la reina para alejar a sus niñas de la monarquía.

Siguiente: El desplante de Letizia con la familia real