Reina Letizia

Hay que remontarse muchos años atrás para encontrar una fotografía en la que toda la realeza disfruta del verano en Palma de Mallorca. Los reyes eméritos, sus hijos, nueros y nietos se reunían en la isla balear para descansar y divertirse en familia. Sin embargo, desde la llegada a Letizia a Zarzuela, han ido desapareciendo cada vez más rostros de la estampa, hasta quedar solo los que a ella le interesan. La consorte ha conseguido alejar a todos los Borbones de Marivent, que han huido para evitar su agrio carácter. 

Letizia, la pesadilla de Zarzuela

Letizia, Zara

> La consorte se ha convertido en la peor pesadilla de Casa Real. Desde que se dejó caer en Zarzuela, ha estado imponiendo sus condiciones y normas estrictas que nadie, ni siquiera su marido el rey Felipe VI, ve con buenos ojos. Ningún miembro de la monarquía aprobaba que una recién llegada los sometiera a su voluntad y rechazaron desde el primer momento la prepotencia de Letizia. Los eméritos fueron los primeros en dar un buen tirón de orejas a Ortiz, corrigiendo sus formas y desaires a la corona. Desde entonces, la reina tiene entre ceja y ceja a sus suegros.

Desde entonces, Letizia ha hecho todo lo posible por quitárselos de encima. Aunque doña Sofía es un hueso duro de roer (casi tanto como ella) y no se plantea apartarse de Casa Real, la consorte sí que ha podido con don Juan Carlos y le ha dado la patada. Desde que el Borbón abdicó en su hijo Felipe VI, ha mantenido un perfil más o menos bajo y se ha alejado de forma notable de los actos institucionales. Pero Ortiz no solo ha conseguido evitar a su suegro en los eventos públicos, sino que le ha dado la patada hasta de Palma de Mallorca. 

Siguiente: Letizia da la patada a Juan Carlos I